Pañales y bebés vienen en el mismo paquete. Una madre cambia a su hijo más de 15 mil veces al año, pero los padres de la pequeña Gabriela nunca imaginaron que se convertirían en un peligro para su hija. ‘‘Confías en que estas reconocidas compañías tienen cuidado al manejar productos para bebés, y luego tu vida se convierte en una pesadilla’’, dijo Lee, una madre desconsolada, del Reino Unido.

CUIDADO: Su bebé no dejaba de llorar; cuando vio su pañal descubrió algo aterrador 1

Cuando Michelle y Lee se enteraron de que serían padres la felicidad invadió sus corazones. Pronto las compras en los pasillos para bebés fueron realidad. A los 6 meses el médico les dijo que tendrían una niña. Desde ese día el tiempo se convirtió en una eternidad. Estaban ansiosos por conocerla, saber cómo era su rostro. ¿A quién se parecería?, ¿sería traviesa o tranquila?… en fin, los pensamientos se apoderaban de su mente hasta en sueños.

Todo cambió cuando Lee comenzó a sentir dolores, casi un mes antes de la fecha programada. Parecían cuchilladas y ella estaba asustada, tenía miedo de que las cosas no salieran bien. Le hicieron cesárea y Gabriela llegó al mundo. Como era prematura no podían tratarla como a los otros bebés, al menos no durante el primer año; una simple gripe podría arrancarle la vida, pues su sistema inmune estaba débil.

CUIDADO: Su bebé no dejaba de llorar; cuando vio su pañal descubrió algo aterrador 2

Los padres siguieron las indicaciones al pie de la letra, no querían poner en riesgo la vida de su hija. Pero no imaginaron que aquellas compras cambiarían todo. Michelle fue a una tienda a traer pañales. No pasaron ni 20 minutos después de que le puso uno, y Gabriela empezó a llorar. Pero no con el llanto de cuando tenía hambre o cuando quería que la cargarán. Parecía que algo le lastimaba, movía la cabecita de un lado a otro. La madre intentó tranquilizarla con el biberón y fue imposible. Se dio cuenta que la niña estaba sudando y al cabo de unos minutos su llanto ya no se escuchaba igual, era como si tuviera algo atorado en la garganta. Gabriela estaba ardiendo en fiebre y sus padres se aterrorizaron cuando vieron que su cuello se puso tan duro como una piedra.

La llevaron al hospital, directo a la sala de emergencias. Los médicos no sabían qué pasaba pero la nena estaba muy grave. La pusieron en terapia intensiva y detectaron que tenía residuos tóxicos en la sangre. Le quitaron la ropa para bañarla y calmarle la fiebre. ¡Y quedaron asombrados cuando descubrieron la razón del mal!:

¡Una garrapata!

CUIDADO: Su bebé no dejaba de llorar; cuando vio su pañal descubrió algo aterrador 3

El bicho tenía a la pequeña entre la vida y la muerte. Lo peor es que cuando los médicos pidieron el paquete de pañales para hacer las pruebas de rigor, se dieron cuenta que el fondo ¡estaba infestado de garrapatas!

Gracias a que sus papás reaccionaron de forma inmediata Gabriela está a punto de ser dada de alta después de pasar dos semanas en terapia intensiva, pues la picadura le provocó lesiones en los ganglios y rigidez en las articulaciones, síntomas que fueron más intensos para una bebé prematura.

CUIDADO: Su bebé no dejaba de llorar; cuando vio su pañal descubrió algo aterrador 4

Sus padres no se explican cómo pudo suceder algo así y la compañía analiza el caso para saber qué ocurrió La intención de ellos no es desprestigiar al fabricante de los pañales, quisieron compartir su experiencia para que tengamos cuidado con los productos para bebés, porque en algunos casos pueden más peligrosos que un arma.

¡Más vale prevenir…!