Gracias a las películas, la televisión y las redes sociales, las personas tenemos una impresión muy distinta del sexo de lo que verdaderamente es.

Nos lo imaginamos siempre perfecto, limpio y puro, como si se tratara de una película de producción hollywoodense; sin embargo, el sexo está lleno de fluidos, sudor, sonidos y todo tipo de cosas que a los ojos de un espectador parecerían bastante incómodas.

Constante escuchamos de posiciones sexuales que nos prometen vivir una experiencia increíble e inmediatamente nuestra cabeza crea una expectativa que en la práctica es muy distinta a la realidad.

A continuación, te mostraremos algunos ejemplos que prueban que tenemos razón en lo que decimos. Esta es la expectativa vs la realidad en el sexo:

1.- Cuando pensamos que tener relaciones en la regadera es sencillo.

2.- En las películas el pelo de ella nunca estorba, pero en la realidad…

3.- Ese momento romántico que siempre te imaginaste en una tina con tu pareja, velas y vino, no es tan sencillo como esperabas…

4.- Las caras que haces durante el sexo no son en realidad tan lindas como las que se ven en las películas.

5.- La verdad es que muchas de esas posiciones que nos recomiendan las revistas no son tan fáciles de hacer como esperábamos.

6.- La realidad no es como la expectativa, sobre todo cuando se trata de sexo anal.

7.- Esa vez que te quisiste poner sexy con la espuma de la regadera, pero desgraciadamente no resultó.

8.- La posición de la ¨vaquerita invertida¨ es la fantasía de todo hombre, desgraciadamente, sólo la pueden hacer las estrellas porno, pues es súper difícil y también peligrosa.

9.- Sin embargo, siempre que hay verdadero amor y cariño en la pareja, la realidad siempre superará nuestras expectativas.