Cuando se habla de los crímenes cometidos por miembros de la iglesia católica, inmediatamente viene a nuestra mente la gran cantidad de sacerdotes que han sido acusados por cometer crímenes despiadados en contra de seres indefensos, sin embargo, esta vez le tocó a una monja pagar por este terrible delito.

 

Kosaka Kumiko, ahora llamada la “monja mala” o “la entregadora”, fue arrestada en Buenos Aires, Argentina, bajo sospecha de haber ayudado a sacerdotes a abusar de niños discapacitados y con problemas del oído.

Kumiko, la monja que vendía niños a Pedófilos en el nombre de Dios. “Dios me pedía que…” FOTO 2B2

Kumiko también fue acusada de agredir físicamente a los estudiantes del Instituto Antonio Provolo en Mendoza, Argentina. La monja, de origen japonés pero naturalizada en dicho país, ha negado todos los cargos de los que se le acusan, sin embargo, ya ha sido retenida por las autoridades correspondientes.

Kumiko, la monja que vendía niños a Pedófilos en el nombre de Dios. “Dios me pedía que…” FOTO 2B3

El caso en contra de Kumiko inició después de que una estudiante la denunciara por supuestamente haberla obligado a usar un pañal para evitar una hemorragia, después de que fuera abusada por un sacerdote llamado Horacio Corbacho.

Kumiko, la monja que vendía niños a Pedófilos en el nombre de Dios. “Dios me pedía que…” FOTO 2B4

Tanto él como otro sacerdote llamado Nicola Corradi fueron detenidos el año pasado por ser encontrados culpables de cargos de abuso de menores, con al menos dos docenas de casos confirmados dentro de ese mismo instituto. Ambos se encuentran en el penal de Mendoza sirviendo una condena de 50 años en prisión y no han hecho declaraciones a la prensa desde entonces.

Kumiko, la monja que vendía niños a Pedófilos en el nombre de Dios. “Dios me pedía que…” FOTO 2B5

El testimonio que la chica a través de lenguaje de señas, dio a conocer los terroríficos detalles en la conducta de la monja ante la devastadora situación. No sólo participaba activamente de los abusos, sino que les gritaba y los maltrataba. Y en el peor de los casos, los entregaba, una vez que tenía estudiada a la víctima.

Kosaka Kumiko estuvo al cuidado de los menores desde el 2004 hasta el 2012. Para las víctimas de la monja mala fueron 8 terribles años. De ser encontrada culpable también podría pasar de 10 a 50 años en prisión.